Show simple item record

dc.contributor.advisorOrtega Rubio, Alfredoes_MX
dc.contributor.authorHernández Ramírez, Hilda Berenicees_MX
dc.date.issued2009es_MX
dc.identifier.urihttp://dspace.cibnor.mx:8080/handle/123456789/243
dc.description.abstractLas islas representan alta prioridad de conservación por ser consideradas como ecosistemas vulnerables debido principalmente a su aislamiento, lo cual se ve reflejado en la gran cantidad de especies endémicas y amenazadas que albergan, así como en los sitios de refugio y reproducción con que cuentan para diversas especies. La Península de Baja California posee varias islas en su zona marina adyacente, las cuales actualmente se encuentran amenazadas por el continuo y rápido crecimiento urbano y turístico que se da en la zona costera aledaña a éstas. Por lo anterior, es indispensable desarrollar herramientas cuantitativas y prácticas que sirvan para satisfacer la urgente necesidad de planeación ambiental en islas. Actualmente no existe un modelo específico para determinar la vulnerabilidad ambiental en áreas dentro de una isla. En el presente trabajo se desarrolló un modelo de vulnerabilidad ambiental, con el cual es posible medir el grado de susceptibilidad del subsistema biofísico de una zona en una isla de ser afectado negativamente por actividades antropogénicas. Con la información generada por el modelo se contribuye al establecimiento de estrategias de manejo congruentes a las necesidades específicas de cada zona en las islas. El modelo fue desarrollado a partir del modelo de vulnerabilidad propuesto por Espejel et al., (2004) para la zona costera del Noroeste de México y el modelo Presión-Estado-Respuesta (PER) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, por lo que se encuentra articulado dentro del contexto nacional e internacional. El modelo esta compuesto por dos tipos de indicadores: 1) indicadores que miden la importancia ecológica de una zona, y 2) indicadores que miden la presión antropogénica a la cual se encuentra expuesta determinada zona. La validación del modelo se realizó en dos islas: a) Isla Margarita (Pacifico Mexicano), e b) Isla Cerralvo (Golfo de California). Ambas pertenecientes al Estado de Baja California Sur. Se comenzó regionalizando las islas de estudio, mediante SIG y trabajo de campo, con lo cual se determinó que existen 30 unidades ambientales en Isla Margarita y 12 en Isla Cerralvo. De éstas, 28 unidades en Isla Margarita presentaron baja importancia ecológica, solo la unidad 7.10.3 presentó una importancia ecológica media, mientras que la unidad 9.9.4. presentó importancia ecológica alta. En Isla Cerralvo, 11 unidades presentaron una importancia ecológica baja y solo una (8.6.2) presentó una importancia alta. Respecto a la presión antropogénica, en Isla Margarita 28 unidades ambientales presentaron baja presión antropogénica, la unidad 7.10.3 presentó presión media y las unidades 4.6.1, 5.6.2, 7.7.1, y 9.9.4 presentaron presión alta. En Isla Cerralvo, 12 unidades ambientales presentaron baja presión antropogénica, y sólo una (unidad 8.6.2) presentó alta presión antropogénica. Los resultados indican que: la mayor parte de la isla Margarita e Isla Cerralvo presentan vulnerabilidad baja (94.4% y 99.8% respectivamente). En Isla Margarita, las unidades ambientales 4.6.1, 5.6.2., 7.7.1. y 7.10.3 resultaron con vulnerabilidad media, mientras que la unidad 9.9.4. en Isla Margarita y la unidad 8.6.2 en Isla Cerralvo fueron las únicas que presentaron vulnerabilidad alta. Isla Margarita presentó una mayor superficie con vulnerabilidad alta (0.5%) que Isla Cerralvo (0.2%). Lo anterior es relevante, dado que la Isla Margarita es una isla habitada, y no cuenta con ningún instrumento legal de protección, por lo que debiera contar por lo menos con instrumentos de regulación para las zonas identificadas como prioritarias para la conservación. Asimismo el modelo presenta un enfoque integral, ya que considera las necesidades de conservación así como los intereses de las comunidades locales, iv principales usuarios de los recursos presentes en las islas. Se concluye que el modelo desarrollado permitió la identificación de zonas vulnerables, tanto en islas habitadas ubicadas en el Pacifico Mexicano (Isla Margarita), así como en islas no habitadas ubicadas en el Golfo de California (Isla Cerralvo), por lo que se considera que tiene la flexibilidad necesaria para poder aplicarse en otras islas de México y del mundo, lo cual permitirá hacer comparaciones, facilitar la cooperación y compartir soluciones a nivel nacional e internacional, asimismo ofrece una herramienta metodológica práctica, rápida y eficaz, que servirá a todos aquellos actores involucrados con la protección de las islas, para la toma de decisiones informadas y sólidamente sustentadas en tiempo y forma.es_MX
dc.language.isoeses_MX
dc.publisherCentro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.es_MX
dc.titleModelo de vulnerabilidad ambiental en Islas del noroeste de México: Propuestas de manejoes_MX
dc.documento.idcibnor.2009.hernandez_hes_MX
dc.documento.indicehernandez_hes_MX
dc.documento.instcibnores_MX
dc.dirtesis.gradoDoctorado en Ciencias en el Uso, Manejo y Preservación de los Recursos Naturaleses_MX
dc.dirtesis.disciplinaEcologíaes_MX
dc.dirtesis.universidadCentro de Investigaciones Biológicas del Noroeste, S.C.es_MX
dc.dirtesis.facultadPosgrado en Recursos Naturaleses_MX
dc.documento.fechaNoviembre, 2009es_MX
dc.description.abstractenIslands are considered isolated and vulnerable ecosystems, which are top priority for conservation, mainly due to the quantity of endemic and endangered species, and the sites for refuge and breeding for other species. The Baja California peninsula possesses several islands in the adjacent marine zone threaten by the continuing urban and tourism growth on the mainland. So, it is indispensable to develop practical quantitative tools that help the process of environmental planning for the islands. At present, there are no specific models to determine environmental vulnerability for an island. The aim of this work was to develop such a model, so that the effect of anthropogenic activities is established based on the degree of susceptibility of the biophysics subsystem. The information provided by the model contributes to the development of specific management strategies for each particular zone in the island. The model was developed following the proposal by Espejel et al. (2004) for the coastal zone of Northwest Mexico, and the Pressure-State-Response model of the OCDE, so it responds to national and international concerns. The model has two types of indicators (indexes): 1) Indicators that measure zonal ecological importance, and 2) indicators that measure anthropogenic pressure for the zone. Model validation used information from Isla Margarita on the Pacifc coast, and Isla Cerralvo on the Gulf of California. Both fall under the jurisdiction of the State of Baja California Sur. Using GIS and field data, the islands were regionalized. It was determined that there were 30 environmental units on Isla Margarita and 12 on Isla Cerralvo. From those, 28 units in Margarita showed low ecological relevance, unit 7.10.3 showed medium relevance and unit 9.9.4 showed high ecological relevance. On Cerralvo, 11 units showed low relevance, while unit 8.6.2 showed high relevance. On Isla Margarita, 28 environmental units showed low anthropogenic pressure, unit 7.10.3 showed medium pressure and units 4.6.1, 5.6.2, 7.7.1, y 9.9.4 showed high pressure. On Isla Cerralvo, 12 environmental units showed low anthropogenic pressure, and unit 8.6.2 showed high anthropogenic pressure. Results showed that a high percentage of Islas Margarita and Cerralvo have low vulnerability (94.4% and 99.8% respectively). Environmental units 4.6.1, 5.6.2, 7.7.1 and 7.10.3 on Isla Margarita showed medium vulnerability, while unit 9.9.4 in Margarita and unit 8.6.2 in Cerralvo had high vulnerability. Isla Margarita shows a larger surface with high vulnerability (0.5%) than Isla Cerralvo (0.2%). This is relevant as Isla Margarita is an inhabited island and has no legal instruments related to environmental protection. It is recommended that the island should have regulatory instruments for areas identified as relevant in terms of conservation. Further, the model incorporates an integral approach as it considers conservation needs and the interests of local communities, the main users of resources available on the island. The model developed allows for the identification of vulnerable zones in an inhabited island (Margarita) and an uninhabited island (Cerralvo), so it is concluded that it has the necessary flexibility to be of potential application in other islands in Mexico and elsewhere, contributing to facilitate comparisons, further cooperation and solution sharing. The model is also a practical methodological tool that can contribute to help the stakeholders in the process of taking balanced, informed decisions.es_MX
dc.documento.subjectislas; regionalización; indicadores ambientales; modelo de vulnerabilidad ambiental; México.es_MX


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

  • Tesis Digitales CIBNOR
    Esta colección contiene texto completo de las tesis de Maestría y Doctorado del Programa de Posgrado del CIBNOR.

Show simple item record